Los placeres culpables son placeres. Porqué tenemos que dejar de usa el término placer culpable

El placer culpable se podría definir como una película, un programa de televisión o una pieza musical, a pesar de considerar que, en general, no se la tiene mucha estima.

El placer culpable es un adjetivo que damos a algo que nos gusta pero nos da vergüenza reconocer que es así. Mucha gente pensará que no tienes gusto, porque lo que te gusta según ellos es muy malo, pero da igual porque es algo que te atrae y despierta tu curiosidad

El término Placer Culpable es muy subjetivo y esta sujeto a los gustos personales de cada uno. Lo que para una persona es malo para otra puede ser bueno incluso ser un auténtico tesoro. A todo el mundo le pasa que tiene un gusto por una película o estilo de música que las otras personas piensan que es una basura, pero tenemos que tener valor para seguir amando nuestra basura, porque es lo que nos hace únicos

Cuando encuentres cosas que te gusten no te avergüences de ello y no dejes que nadie te haga sentir mal, no te sientas culpable por algo que te da alegría, al contrario, celébralo

Cuando compartes tu gusto e influencias no intentes hacerte el guay, se honesto acerca de lo que te gusta es la mejor manera de conectar con gente que tiene tus mismos gustos.

Así es como te puedes liberar de la culpa y sentirte bien contigo mismo

Acéptate a ti mismo como un todo

En lugar de negar partes de nosotros mismo que no encaja en la narrativa que creamos de nuestra propia imagen, tenemos que aprender a aceptarnos tal cual somos, gracias a ello nos da una dimensión más humana

Miralo como un autocuidado

Mira tu placer culpable como si fuese una herramienta terapéutica que te ayuda en tu bienestar. Se pueden utilizar los placeres culpables para reducir el estrés de nuestra vida diaria

Silencia tus críticas

A menudo nosotros somos los más críticos con nosotros mismo. Tenemos que evitar que esta crítica acabe con la alegría que nos da los placeres culpables

Date permiso para para indulgencia

Cuando eliminamos las cosas que nos dan placer, hacemos nuestra vida más triste y aburrida. No hay que ser tan duros con nosotros mismos y darnos una alegría de vez en cuando

Como dice Dave Grohl: ‘No creo en los placeres culpables. Si hay algo que te gusta, te gusta’